Los animales de La Pepa, pueden ser llamados de varias formas, para empezar, por su propio nombre de pila, ya que cada uno de ellos y ellas, son sujetos individuales.

Se les puede considerar refugiados, porque viven en un refugio, o habitantes, porque hemos construido un pequeño oasis para ellos, pero la forma más cariñosa con la que podemos llamarles es la de Pepitos y Pepitas, y así, es como solemos hacerlo.